EFRAS GUEVARA Y SU VERDADERO AMOR

¡Saludos, creativos! comparto con ustedes la entrevista que realicé a Efrain Guevara, fotógrafo y escritor, amante de la poesía.
Efras, agradezco tu tiempo y lo que compartiste con todos nosotros en esta bonita entrevista. Este espacio es para ti:

1. Me gustaría que nos compartieras, ¿de dónde eres? si fuera poesía, ¿cómo se escribiría el lugar dónde vives?

Soy de la Ciudad de México,
De la amazonia urbana.
Donde moran quetzalcoatls naranjas
Y serpientes infinitas de asfalto.
Del centro del país más surrealista del mundo;
Donde habita el
ombligo de la luna.

2. En tu perfil, te describes como poeta, escritor y fotógrafo, ¿qué fue lo que te impulsó hacia el arte?

Y pintor frustrado, entre otras frustraciones… Precisamente la pintura fue la primera de las artes que entró por mis ojos desde muy chico. Debió ser un poco el impulso de la propia necesidad de decir algo y que hasta ahora no sé cómo decirlo, porque ni siquiera sé que quiero decir.
Quizá esto es otro tanto de lo que me mantiene motivado a seguir creando.
Podría decir que las letras entraron en silencio y siempre fieles, han estado ahí -desde los ocho-nueve años en que escribí una carta de amor, según yo-, aunque las ignore.

La fotografía es como una amante con la que soy infiel a la pintura. Un amor que ahora veo imposible y hemos resultado ser grandes amigos. Hablar de esto es una larga historia.
Considero que la escritura, principalmente la poesía, es como el amor verdadero, que siempre fiel, ha sabido esperarme a lo largo de mis dudas con la pintura y que he aprendido a amar en cada verso o poema y que ahora a través de los cuentos cortos me ha demostrado en cada hijo su amor fiel hacia mí. Esto me motiva a seguir escribiendo. Porque he aprendido a reconocerme como poeta y escritor.


3. ¿Qué has aprendido en el camino del artista?

Tendría muchas respuestas según el sendero que se tome.

Pero he aprendido en lo interno que sin el arte podría ser un hombre normal y vivir sin la angustia que me embarga con esta especie de responsabilidad.

He aprendido en lo personal, que el arte es un camino amarillo ese camino de escamas que nos ilumina el sendero rumbo al jardín eterno.

He aprendido a vibrar en la sintonía de la naturaleza, y que, cuando soy consciente de todo esto, me siento uno con el universo. Es como si encontrara armonía entre mis ancestros, mi pasado remoto, mi presente y mi futuro y entonces, el sentido de la vida aparece sólo por ese instante y me da felicidad y quisiera compartirla con los demás.

4. ¿Por qué compartir tu arte a través de las redes sociales, en este caso, Instagram?

Recurro a las redes sociales porque pienso que estoy aprovechando esa memoria virtual para resguardar mi obra.

Instagram es una red social que me ha permitido mostrar mi trabajo y me ha dado la oportunidad de encontrar personas de todo el mundo que valoran lo que hago.

Porque es una herramienta de difusión, que si se sabe aprovechar, podemos surfear en la ola de la vanguardia, de la actualidad, de la contemporaneidad y en el mejor de los casos, conocer a personas como nosotros, que están haciendo cosas mejores y nos muestran un camino el cual seguir como aliento de inspiración. Instagram es un escaparate en tiempo real que nos permite mostrarnos y coincidir con personas afines.

5. Al momento de tomar fotografías, al momento de escribir… ¿qué es lo que deseas transmitir?

En ambos casos creo que lo más importante es exteriorizarme. Es como sacudir una alfombra y dejas que el polvo sea el que vuele por las calles y tu alfombra interna se limpie y la vuelvas a llenar de esas cosas mientras la pisas con tu historia de vida.

Con la fotografía me adentro a observar. Es la poesía viva del drama de la calle, que es donde más trabajo. No tengo un objetivo concreto, considero que ese valor en algún momento ha de coincidir en alguna forma con alguien o con algo.

Cuando escribo no deseo darle ningún objetivo subyacente. Escribo porque las palabras flotan en el aire y se acomodan de algún forma que al atraparlas hacen versos, poemas o cuentos y me dejo llevar por la curiosidad de saber que habrá en ese proceso que se tiene que llevar hasta el final para poder leer y saber que contiene esa lectura.

Con la fotografía y la poesía, busco expresar lo que de otra forma no se decir. El sentido de valor pienso que se lo da más bien quien me observa en mi fotografía o me lee o me escucha.

6. Cuéntanos un poco sobre tu inspiración en el arte, ¿hay alguien o algo que sea tu referente en este camino?

Lo que abunda en mi poesía es el sentido de la vida, el amor o el desamor, el erotismo, la pasión, la propia existencia. En los cuentos hay una especie de experimentación: ¿qué pasa si junto a un caballo con una mujer, una botella de champan, queso mascarpone y una sinfonía de Joseph Haydn? A veces no sé qué va a pasar y tengo que escribir hasta el final para saber que va a suceder.

Antes de 2014, en el caso de la fotografía, admiraba la obra de Joel-Peter Witkin, Álvarez Bravo, Juan Rulfo, Cartier-Bresson, y otros. Creo que las fotos de los diarios serían inspiración para ir por el camino urbano, lo surreal de las calles de la CDMX. Cuando empecé a bucear en la historia de la fotografía, definitivamente los fotógrafos callejeros, periodistas y documentales se hicieron mis referentes: Bruce Gilden, Vivian Maier, Joel Meyerowitz, Marco Antonio Cruz, Enrique Metinides, etc. Quizá por la vena plástica es que disfruto más hacer este tipo de fotografías, es donde encuentro el arte en sí. El ver como transita la vida real hacia los límites de lo irreal y viceversa, es lo que me atrae de la fotografía de calle.

En la cosa escrita, puedo mencionar a Kafka, Marqués de Sade, Patrick Suskind, José Agustín, Luis Spota, Salvador Elizondo, Bukowsky; Juan Rulfo, Gerardo Murillo, conocido como Dr. Atl.  Francisco Rojas, etc. Quizá esta línea de autores sean los que de alguna forma en su combinación podrían hacer eco en mis escritos. No busco ser original pero tampoco busco hacer una copia.

7. Sobre la línea de la creatividad, ¿puedes revelarnos más acerca de tu proceso creativo? ¿hay algo indispensable para ti al momento de crear arte?

Sobre el proceso creativo, tanto en la fotografía como en la poesía o los cuentos, primeramente es estar atento. Si salgo a la calle llevo mi cámara lista para disparar, con parámetros listos. Caminar y observar atento; no con atención, atento; alerta, Puedo caminar algunas calles por horas enteras, hasta que se presenta el momento y la escena, la imagen está ahí y disparo. En algunos casos podría disponer de un segundo o menos y en otras ocasiones, tener tiempo de sobra, mientras espero que la imagen se vaya formando frente a mis ojos.

Cuando escribo sólo estoy atento y las palabras se agolpan. No tengo una forma disciplinada de escribir. Estoy atento mientras hago mis cosas de la vida cotidiana. En algún momento en el aire se forman versos o un pedazo de historia, o una frase para un poema o un cuento, o puede llegar primero el final. Por ejemplo, hice un cuento acerca de la navidad y este llegó mientras veía un programa precisamente acerca de la navidad y mientras estaba lavando una taza para café, sin pensarlo, ya tenía que iba a hacer un cuento de la navidad y el tema serían las adicciones. Es como si estuviera atento a una voz o una imagen o un pensamiento que indicaba que hacer. Horas más tarde, mientras me bañaba, ya tenía que era un cuento que se llamaría “La Blanca Navidad” que sería mi protagonista una niña de 9 años, que habría un polvo blanco en un pomito de vidrio y un final triste y además, por primera vez, en mi historia de cuentos cortos, este sería contado en tiempo presente. Y eso fue todo. No había más. Entonces ya para la noche lo estaba escribiendo con esos datos y fueron dos días para terminarlo.  Esta forma de estar atento, alerta, es todo el tiempo en mi caso. Hay veces que dejo de hacer cierta cosas como para escribir lo que aparece en mi cabeza por mínimo que sea. Si no lo escribo o lo aterrizo aunque sea un poco, la idea se esfuma por completo. Es como dejar abierta la señal para interceptar alguna onda literaria y escribirla por muy débil que aparezca. Tengo un poema que se llama Atavíos y llegó así, con esta única palabra en la cabeza, y, al momento de escribirlo, fue tomando su forma poética.

No es que yo haga lluvia de ideas y esas cosas. Llegó así, muy al estilo de “Tienes un mensaje de inspiralandia o musas, s.a. o creatividad & Company. Abres el correo y el mensaje dice: Atavíos” y entonces trabajo.

8. ¿Nos regalarías algún consejo para la comunidad de artistas en Instagram?

Considero que lo más importante es estar atentos. No todos estamos atentos de la misma forma: Busca la forma en la que te sientas en consonancia con el universo. Esto puede ser que si no trabajas en las mañanas, no podrás hacerlo siendo un pescador como en mi caso. O puede que necesariamente todos los días sean dos horas que tengas que estar en tu espacio destinado para ello, llueva, truene o relampagueé, o puede que necesites estar a solas o en un café o necesites el ritual de las velas y el café y la música o después de leer, o todo esto junto. Es como encontrar la forma en como sintonizamos con la creatividad. El día que sintonizamos, podemos fluir un minuto, cinco o un día entero. Para llegar a este punto he aprendido a escuchar la forma en cómo me llega la creatividad o la inspiración. No tengo un espacio destinado. Hay veces que debo subir a la habitación donde tengo mi computadora o hay veces que desde el celular tengo el chance de escribir. Hay veces que llega mientras como o me baño. Así se comunica la musa o la creatividad o la inspiración conmigo. No es como llega, es como haces para escucharla y como hacer lo que te indica.

Aprende a escuchar tu propia voz interna, aprende a identificar como se comunica contigo y mediante qué vena artística; puede ser una o varias formas.

9. Aprovechando los regalos, ¿podrías regalarnos la lectura de alguno de tus escritos?

Tengo una selección de poemas y si da tiempo al menos el cuento que comenté más arriba.

10. ¿Tienes algún proyecto próximo en mente?, ¿nos darías algún adelanto?

Este año estoy muy interesado en dar a conocer un poco más sobre mi poesía y cuentos cortos. Gracias a que el año pasado de alguna forma para mi surgieron algunas propuestas, entre ellas la tuya, una invitación a participar en un concurso de poesía e invitaciones para lectura de los mismos. En ese sentido quiero acercarme un poco más a estas participaciones. En lo personal voy a hacer registro de obra con poemas del año pasado y cuentos cortos también del año pasado con los que quiero buscar una edición de poemas y cuentos. Los tiempos de la pandemia también han hecho que me interese por darle forma a algún curso de creación literaria o poesía o ambas para adolescentes y adultos. Siento que este año será de difusión, de compartir.

11. ¿Qué le dirías a toda la gente creativa que se está abriendo paso a alcanzar sus sueños?

¡Definitivamente que estén atentos desde ya!
No importa la edad que tengas, puedes tener cinco años o noventa y la voz o la musa de la creatividad artística te seguirá llamando y entre más pronto aprendas a escucharla será mejor para ti. No necesitas presionarte para encontrar tu propio hilo y seguir el camino amarillo. Sólo fluye con esa voz interna.

¡Que sean sordos!
Desde el primer indicio negativo a la hora de compartir con alguien lo que hacen.
Aquí debemos aprender a decidir si seguimos la voz de la fatalidad de quien nos juzga e intenta apartarnos de nuestra naturaleza creativa o elegir la voz interna que quiere hacerse materia allá afuera a través de nosotros.

Ser un artista es ser tocado por la divinidad. No hay otra manera de explicarlo. Se requiere sensibilidad para serlo y no me refiero a no ser rudos, si fuera el caso, porque para eso están los Bukowskys y otros rudos para demostrarnos que escucharon su sensibilidad y decidieron seguir su camino amarillo. Si te consideras artista es porque lo eres, si lo dudas, es porque no estás atento a la voz o a la musa de tu interior y debes apartar toda duda de tu camino, para que dejes brillarla en todo su esplendor, porque es la manera en que tu ser busca expresar la felicidad.

12. Cuéntanos más detalles sobre ti, si fueras una fotografía captada por ti o, tal vez, si fueras un poema, ¿cómo serías?

Soy un punto de equilibrio.
Una máquina de tatuar.
Soy un paquete sin remitente.
El rio de esperanza.
Un recuerdo olvidado.
La coladera humeante del barrio.
Llevo la sangre del bien y del mal.
Soy la nieve que no se ve en la ciudad.
La valla que separa lo salvaje de la prudencia.
 Llevo puestas las gafas de la percepción.
Soy mis ojos que todo lo ven.
Pero sobre todo,
Soy Yo Mismo.

2016

Soy una bodega olvidada,
Callejones donde los charcos de lluvia reflejan la luna plateada y hambrienta,
Soy la música del trovador y músicos improvisados,
El color del jazz que pinta las paredes sudorosas del bar.
Soy la noche caliginosa y fría de los perros que aúllan en la distancia onírica.
Soy la ataranza urbana donde reparo las velas del desamor,
Donde reparo los daños colaterales de mi existencia y donde construyo con maderos de olivares el futuro incierto.
Soy valle de nubes, cascada de viento, mar de mares, lluvia de soles,
Cobija cósmica, espejo de aguas, escalpelo del tiempo,
Reloj de la muerte, música infinita, mantra imperfecto,
Incienso de lo cotidiano, oración rutinaria.
Tengo el día guardado en mi bolsillo izquierdo junto a las monedas
Y las llaves y el celular atados en cada paso que doy, caminando
Al ritmo del reloj de la muerte.

2020

Te agradezco muchísimo que aceptaras esta entrevista, te mando un fuerte abrazo y éxito en todos tus proyectos.

¡Creativos! ¡No olviden pasar a ver el video de la transmisión!


¡Síganlo en Instagram!: @efras_guevara