¿Bloqueo lector?

El ya tan conocido, bloqueo lector, comienza a hacer estragos en nuestras vidas el día menos esperado. Pero, ¿a qué se debe?, pueden existir múltiples causas a ese desánimo o imposibilidad de continuar una lectura. Pueden ser físicas o emocionales, que es, sin duda, lo más importante para lograr un óptimo desempeño en la lectura.

A continuación, algunos consejos que pueden ser de utilidad para vencer ese bloqueo lector.

NO TE AGOBIES
¿Tienes un bloque lector?, ¿lo has aceptado ya? ¡bien! Aceptarlo, es el primer paso. Ahora, no te mal-viajes. Recuerda que no es el fin del mundo y, dale el tiempo a que todo vuelva a la normalidad por su propio curso. ¡No te obligues a leer! es un fatal error, puede ocasionarte un mal sabor de boca, una pésima experiencia que no querrás volver a repetir.
En lugar de obligarte, busca motivación.

¡CAMBIA EL CHIP!
Sí. En lugar de enfocarte en: ¡no logro leer una página! Búscate otras actividades que igualmente te agraden, ejercita aquella habilidades físicas o mentales que llevas tiempo empolvadas. Distráete, relájate y, sobretodo, diviértete con otras cosas distintas a la lectura. Puedes, incluso, incursionar en algo que habrías querido iniciar tiempo atrás: baile, ajedrez, patinaje, pintura, tejer, aprender alguna arte marcial… ¿qué dices?

DESCONÉCTATE
Muchas veces, estar continuamente activo en las redes sociales, en especial, en aquellos círculos de activos lectores, ¡nos agobia! A veces sobrepasan nuestro ritmo natural de vida y de lectura, por lo cuál, adquirimos una especie de peso, de obligación al leer. ¡Pon un alto!
Recuerda, cada quien tiene su propio tiempo, para todo. Incluso, para leer el mismo libro. Es válido leer al estilo tortuga, no te sobre esfuerces para alcanzar las expectativas ajenas.
Desconéctate, y vive a tu propio ritmo.

RELEE
Es buena oportunidad de volver a leer tu libro favorito. Pero, Ahnira, ¡ya lo leí diez veces!… No importa, siempre encontrarás algún detalle nuevo, a parte, sirve para tratar tu bloqueo. Si no funciona, intentemos con el próximo consejo:

LECTURA COMPARTIDA
De todas las formas posibles: leer en conjunto con tus hermanos, hijos, tíos, padres, vecinos; en una convivencia de lectura en voz alta con alguna persona especial; ponerte de acuerdo con alguien para leer el mismo libro y compartir la experiencia; que alguien te haga el favor de leerte en voz alta

TEXTOS SENCILLOS Y RESEÑAS
Tal vez leer un relato ligero, ayude. Quizás, un cuento. O, probablemente, internarte en el grueso entramado de las reseñas que nos ofrece este basto mundo de internautas amantes de la literatura.

CARGA SIEMPRE UN COMPAÑERO
¡Un compañero libro! tal vez, te encuentres en una incómoda espera y recuerdes el maravilloso refugio de la lectura. Uno nunca sabe.

Estos son mis consejos por el momento.
¿Cuál agregarías a la lista?
¡Comparte tu experiencia!