Un grito de amor desde el centro del mundo

Autor: Kyoichi Katayama

Reseña:
Historia de un amor juvenil protagonizada por una dulce y creativa joven llamada Aki y un muchacho inquieto y soñador de nombre Sakutarô. Ambos recorren años de conocerse y, paulatinamente, se van uniendo cada vez más, hasta convertirse en auténticos cómplices inseparables. Todas sus experiencias se entrelazan hasta desembocar en un arrasador desenlace que los impulsa a perpetuar su amor en la eternidad de sus memorias.

Curiosidades:
Es una historia que ha cautivado a millones, por ello podemos encontrar adaptaciones tanto en el cine, la televisión y en formato manga.

Opinión y experiencia:
Seré breve. Quizá un poco.
Sin duda era una adolescente cuando me encontré con este libro, ¡y me encantó! Recomendadísimo para toda la juventud, sobretodo porque exalta la belleza de los sentimientos, la experiencia del primer amor, toda la euforia de un amor juvenil, real y profundo. Además de tener un estilo sencillo en la escritura, cuenta con un narrador en primera persona. Eso sí, unos saltos en el tiempo que, no hay medias tintas: o los amas o los odias.


¿Y mi opinión como lectora adulta?
Sin duda, con el paso del tiempo, me he vuelto más exigente al tiempo de encontrarme con nuevos libros. Sobretodo, en busca de la originalidad al tocar los temas principales. En este caso, el romance de estos jóvenes no tiene nada de original, es más bien del sentido cotidiano, simple, pero cautivante en la evolución de aquello que podría suceder a cualquiera.
Sin ser demasiado ingenioso en tocar el amor juvenil, Kyoichi Katayama sí que se lleva un grato reconocimiento al tocarnos con las emociones y matices de aquello que, pocas veces, nos atrevemos a describir. Si eres romántico, poético, soñador, ¡te encantará!, si eres más bien práctico y de acción, ¡busca otra lectura! En mi opinión. Aunque, puedo equivocarme.

¿Cómo llegó este libro a mí?
Bueno, tiempo del chisme. Este libro me lo obsequió un antiguo compañero de preparatoria. Por alguna razón, descubrió mi amor por la lectura y ¡qué mejor regalo! Si no recuerdo mal, era su libro favorito. Lo cuál, le agradezco muchísimo compartir conmigo. He de confesar que fue una linda forma de consolidar una amistad, aunque más tarde nos distanciamos por no compaginar bastante bien. ¡Le deseo lo mejor en su presente!
Nada más hay que imaginar que todo esto se desarrolló en el tiempo en que se chateaba por el antiguo messenger, con escritos en minúsculas y mayúsculas y ¡qué horror! llenos de emoticones que dolía la cabeza de saber qué decía. Fue divertido y agradable, sin duda, lo regalaría a mi futura(o) hija(o) adolescente.

Y tú, ¿qué opinas de este libro?